Ahora

Lo que sigue

PAPAFRASEANDO: No esperemos a la muerte para valorar lo que tenemos