Actualidad

ADORACIÓN EUCARÍSTICA PARA EL JUEVES SANTO

Jueves, 13 de Abril de 2017 Cristovisión

1. Comentario inicial:

En estos días especiales de la celebración de la Pascua del Señor, nos congregamos como comunidad de fe para acoger con alegría y esperanza, los frutos de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte.

El evangelista Juan relata que Jesucristo resucitado se presenta a sus discípulos atemorizados, irrumpe en sus vidas, a pesar de que las puertas estaban cerradas con cerrojos, y les dice: “La paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado” (Jn 20, 19-20). Esta paz es la que añoramos como fruto de nuestro compromiso de justicia, perdón y reconciliación. Reconocemos que es una gracia del Señor Jesús, pero también un trabajo mancomunado y sin descanso de cada uno de nosotros en nuestro país. 

En este sentido, un acontecimiento como la visita del papa Francisco, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia, a nuestro país, representa la extensión de ese saludo de paz del Resucitado que viene para animarnos y confirmarnos en la fe, y apoyarnos en medio de las necesidades y dificultades de nuestra patria, a través de su magisterio y discernimiento.  

Por esta razón, recordando en este día la institución de la Eucaristía, el Orden Sacerdotal, y el mandamiento del Señor sobre la caridad fraterna, pongamos en las manos del Señor nuestros anhelos de paz y la plegaria para que sea acogido con alegría y esperanza el mensaje de reconciliación que el Santo Padre nos compartirá. 
 

2. Canto

Amaos (Kairoi)
 
Como el padre me amó
Yo os he amado permaneced en mi amor permaneced en mi amor (bis).
Si guardáis mis palabras y como hermanos os amáis compartiréis con alegría
el don de la fraternidad.
 
Si os pones en camino sirviendo siempre la verdad fruto daréis en abundancia Mi amor se manifestará.
 
Como el padre me amó
Yo os he amado permaneced en mi amor permaneced en mi amor (bis).
 
No veréis amor tan grande como aquel que os mostré
Yo doy la vida por vosotros amad como yo os amé.
 
Si hacéis lo que os mando y os queréis de corazón
compartiréis mi pleno gozo
de amar como él me amó.
 

3.    Aclamación inicial y ofrecimiento de la Adoración.

 
*Bendito sea el Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar.
 
R/ Sea para siempre bendito, adorado y alabado.
 
*Bendito y adorado, sea el Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar.
 
R/Sea para siempre bendito, adorado y alabado.
 
*Bendito, adorado y alabado, sea el Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar.
 
R/Sea para siempre bendito, adorado y alabado.

 
4.    Lectura de la Palabra de Dios (Lc 4, 16-21).

 
Vino a Nazaret, donde se había criado, y entró, según su costumbre, en la sinagoga el día de sábado. Se levantó para hacer la lectura y le entregaron el volumen del profeta Isaías. Desenrolló el volumen y halló el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor». Enrolló el volumen, lo devolvió al ministro y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír.»
Palabra del Señor.
 

 
5.    Pautas de reflexión.

 
o    La presencia de Jesús en medio de su pueblo, es la presencia del Mesías que anuncia la buena noticia de la libertad para aquellos que se encuentran bajo el peso de la esclavitud. Es la manifestación real y concreta del amor de Dios por su pueblo, que no lo abandona en medio de sus dificultades y que inaugura la llegada de un nuevo tiempo de esperanza y paz. Esta presencia del Hijo de Dios en medio de los suyos, no se queda solo en palabras, ya que Jesús mismo a través de sus signos, otorga la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos y la libertad a los oprimidos.  
 
o    Este programa de Jesús, alcanza su máxima realización en el misterio de su pasión, muerte
y resurrección, pues los signos de la salvación realizados en otro tiempo a su pueblo, continúan realizándose en el hoy de tantos hombres y mujeres de nuestro tiempo.
 
o    Al hacer memoria de estos acontecimientos, volvemos la mirada a nuestra amada Colombia, que vive una terrible ruptura, consecuencia de tantos años de violencia e innumerables hechos contra la dignidad humana. Vivimos en una nación que ha perdido su confianza en ella misma, que está dividida y enfrentada; o se mira con ojos de misericordia, y, por el contrario, insiste en sus fracasos y proyectos de reformas institucionales malogradas.
 
o    Sin embargo, tenemos la certeza de que Cristo está con nosotros y nos ofrece su paz, no de manera mágica o extraordinaria, sino a través de la mediación de la Iglesia que prolonga en sus acciones, los gestos liberadores del resucitado. Por esta razón, consideramos que sucesos como el de la visita del Santo Padre está enmarcados dentro de un nuevo “momento de gracia, alegría, libertad y esperanza” para nuestro país, que actualiza la presencia de Jesús en medio de su pueblo.  
 
o    Que la celebración de esta adoración eucarística nos permita disponernos para recibir los frutos de la Pascua del Señor en nuestra vida y a compartirlos en signos concretos de liberación con nuestros hermanos. 
 

6. Meditación en silencio

7. Canto 

Eres mi pastor, oh Señor (D.R.A.)

Eres mi pastor, oh Señor, nada me faltará, si me llevas Tú.
 
1.       En tus verdes campiñas me hiciste reposar, y en tus límpidas aguas mi sed quiero calmar.
 
Eres mi pastor, oh Señor, nada me faltará, si me llevas Tú.
 
2.       Senderos de justicia trazaste para mí; ellos son el camino para llegar a Ti.
 
Eres mi pastor, oh Señor, nada me faltará, si me llevas Tú.
 
3.       Bondad, misericordia, me sigan por doquier; habite yo en tu casa por los siglos. Amén.
 
Eres mi pastor, oh Señor, nada me faltará, si me llevas Tú.
 
 

8. Letanías por los ministros ordenados 

(Se le pide al presidente de la celebración que invite a la comunidad para realizar las respectivas invocaciones)

1. Al Santo Padre el Papa Francisco, en su próxima visita a Colombia.    Cólmalo de tus bendiciones y de sabiduría, Señor.
 
2. A los obispos,
   Dales tus gracias, Señor.
 
3. A nuestros sacerdotes,
   Dales el celo por tu pueblo, Señor.
 
4. A los sacerdotes rectores de los seminarios,
   Ilumínalos en el acompañamiento de los seminaristas, Señor.
 
5. A los sacerdotes de las comunidades religiosas,
   Acrecienta en ellos el don de la perfección evangélica, Señor. 
6.  A los sacerdotes misioneros,   Sostenlos en su entrega, Señor.
 
7. A los sacerdotes ancianos,
  Fortalécelos en su debilidad, Señor.
 
8. A los sacerdotes aislados,   Acompáñalos, Señor.
 
9. A los sacerdotes caídos,  Perdónalos, Señor.
 
10. A los sacerdotes perseguidos y calumniados, Defiéndelos, Señor.
 
11. A los Seminaristas y aspirantes al Sacerdocio,   Dales la perseverancia en su vocación, Señor.
 
12. A cada uno de nosotros, dispuestos a salir al encuentro de quienes lo necesiten, Danos fidelidad y coherencia en nuestra vida, Señor.
 

9. Incensación

 

10. Oración del papa Francisco por las vocaciones

Padre de misericordia, que has entregado a tu Hijo por nuestra salvación y nos sostienes continuamente con los dones de tu Espíritu, concédenos comunidades cristianas vivas, fervorosas y alegres, que sean fuentes de vida fraterna y que despierten entre los jóvenes el deseo de consagrarse a Ti y a la evangelización.
Sostenlas en el empeño de proponer a los jóvenes una adecuada catequesis vocacional y caminos de especial consagración. Dales sabiduría para el necesario discernimiento de las vocaciones de modo que en todo brille la grandeza de tu amor misericordioso.
Que María, Madre y educadora de Jesús, interceda por cada una de las comunidades cristianas, para que, hechas fecundas por el Espíritu Santo, sean fuente de auténticas vocaciones al servicio del pueblo santo de Dios. Amén 

11.  Canto final

Eucaristía



Pan transformado en el Cuerpo de Cristo 

Vino transformado en la Sangre del Señor. 
 
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor (Bis). 
 
Cristo nos dice tomen y coman  este es mi cuerpo que ha sido entregado. 
 
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor (Bis). 
 
Cristo en persona nos viene a liberar  de nuestro egoísmo y la división fatal. 
 
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor (Bis). 
 
¡Oh gran invento de Cristo sabio y bueno  para alimentarnos con su Sangre y con su Cuerpo! 
 
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor (Bis). 
 
Con este Pan tenemos vida eterna 
Cristo nos invita a la gran resurrección. 
 
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor (Bis). 
 
Este alimento renueva nuestras fuerzas  para caminar a la gran liberación.
 

12. Despedida sin bendición  

Volver

Puedes donar usando alguna de las opciones que te ofrecemos

Debito Crédito

Chat