LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR

Domingo, Junio 2, 2019

¿Qué estamos celebrando cuando decimos que Jesús subió a lo más alto del cielo? Es muy común encontrar en las escenas de los textos bíblicos y pinturas, la descripción de la Ascensión mostrando la figura de Jesús elevándose por sí mismo hacia las nubes. Pero esta descripción no es suficiente, requiere que indaguemos más sobre lo que las primeras comunidades de cristianos quisieron expresar con los textos acerca de la ascensión del Señor a los cielos. Para podernos aproximar a este misterio es definitivo saber a qué nos referimos cuando hablamos del cielo o del paraíso. Tengamos claro que abordamos verdades que van más allá de la historia y que las palabras nunca alcanzarán a definir perfectamente. Sin embargo la experiencia de fe transmitida en la Palabra de Dios es de mucha ayuda para entender qué es el cielo. La carta a los Hebreos que hoy leíamos afirma: "ya que tenemos libre entrada en el santuario gracias a la sangre de Jesús que ha inaugurado para nosotros un camino nuevo y vivo a través del velo de su carne y ya que tenemos un gran sacerdote en la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, con fe plena, purificado el corazón de todo mal..." (Hb 10,19). El cielo entonces tiene que ver con la familiaridad total de vivir con Dios en su casa; y es Jesús que con su muerte y resurrección ha construido una relación nueva, cercana, muy íntima, totalmente "hogareña con Dios, al enseñarnos la verdadera y auténtica forma de vivir como hermanos en la casa del Padre. Es una relación tan fuerte que aún con el drama de la vida y nuestras debilidades se sostiene y no permite que la muerte la termine, al contrario nos perpetuamos eternamente en su presencia misericordiosa.

Los discípulos de Jesucristo experimentaron la alegría de lo que su maestro les había logrado dar con su vida, muerte y resurrección: el cielo, la amistad profunda con Dios que va más allá de este mundo, dando verdadero significado a esta vida, perpetuando la existencia en el gozo eterno de la casa del Padre del cielo: "ellos, después de postrarse ante él, se volvieron a Jerusalén rebosantes de alegría" (Lc 24,52). Esta alegría la han experimentado todos los bautizados de todos los tiempos y ahora le pedimos al Señor que al celebrar este misterio de la fe, vivamos intensamente el don precioso que se nos concede cuando celebramos la Eucaristía, cuando oramos y cuando somos capaces de descubrir a Dios en el hermano. Si no tenemos a Dios en nuestro corazón la vida se hace infeliz, oscura y sin futuro, por eso le pedimos al Señor que podamos creer más en él, para que nuestra alegría sea plena. Ningún bien, ninguna persona en este mundo podrá saciar nuestra sed de eternidad, solamente Dios que nos ha prometido su Espíritu nos dará la fuerza que viene de lo alto para ser libres y no dejar apagar la esperanza de gozar del cielo nuevo y la tierra nueva que con su muerte y resurrección Jesucristo nos ha concedido.

-Padre Ramón Zambrano-

 

Anteriores Homilias

  • Domingo, Agosto 18, 2019

    Este mundo contemporáneo vertiginoso y cambiante nos presenta e invita a vivir de diferentes formas realidades relacionadas con la misma vida, la familia, la justicia, la sexualidad, etc.

  • Domingo, Agosto 11, 2019

    Reunidos de nuevo en este décimo noveno domingo del tiempo ordinario, la palabra de Dios nos invita a pensar y a reflexionar en dos aspectos importantes para la vida: la fe y la confianza. Bastará recordar nuestro tiempo de colegio para evocar situaciones en las cuales como niños nos comportábamos “juiciosos” cuando contábamos con la presencia del profesor quien como adulto garantizaba el orden y la disciplina.

  • Domingo, Agosto 04, 2019

    La experiencia de los años como cristiano y como sacerdote me ha permitido constatar la existencia de múltiples y variadas preocupaciones que se instalan en la mente y en el corazón de los seres humanos.  

D L M M J V S
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30